PortadaHistoria de los Museos Vaticanos

Los Museos Vaticanos nacieron con una pequeña colección privada de esculturas perteneciente a Julio II (1503-1513) situada en el llamado "Patio de las Estatuas del Belvedere" hoy llamado "Patio Octógono". Los Papas fueron los primeros soberanos que pusieron sus colecciones de arte y sus palacios a disposición de la cultura y del publico. Los Museos Vaticanos y las Galerías Pontificias nacen con los pontificados de Clemente XIV(1769-1774) y Pío VI (1775-1799), por esta razón los museos toman el nombre de museo Pío-Clementino. Mas tarde Pío VII (1800-1823) amplió notablemente las colecciones de Antigüedades Clásicas, añadiendo el Museo Chiaromonti y el Brazo Nuevo, y enriqueció la Colección Epigráfica situada en la Galería Lapidaria.

Gregorio XVI (1831-1846) fundó el Museo Etrusco (1837) con objetos provenientes de las excavaciones realizadas en la Etruria meridional desde el 1828; el Museo Egipcio (1839) con obras provenientes de exploraciones realizadas en Egipto y con otras que se encontraban ya conservadas en el Vaticano y en el Museo Capitolino; el Museo Profano Lateranense (1844) con estatuas, bajorrelieves, mosaicos de edad romana que no encontraban lugar en los Palacios Vaticanos. Al Museo Profano Lateranense Pío IX (1846-1878) se añadió en 1854 el Museo Cristiano, que comprendía esculturas antiguas con simbología cristiana, especialmente sarcófagos y inscripciones lapidarias. En 1910, bajo el pontificado de San Pío X (1903-1914), fue ampliado con el Lapidario Hebreo: una sección con 137 inscripciones provenientes de antiguos cementerios hebraicos de Roma, en su mayoría triadas del cementerio de la via Portuense, que fueron donadas por los dueños de las tierras, los marquéses de Pellegrini-Quarantotti. Estas últimas colecciones (Museo Gregoriano Profano, Museo Pío Cristiano y Lapidario Hebraico) fueron transferidas, por voluntad de Juan XXIII (1958-1963) desde el Palacio de Lateranense a un nuevo edificio construido expresamente en el Vaticano. En 1970 estas colecciones fueron abiertas otra vez al público.

También pertenecen a los Museos: la Galería de los Tapices, con una colección de tapices de diferentes manufacturas de los siglos XVI y XVII; la Galería de las Cartas Geográficas, decorada por Gregorio XIII ( 1572-1585) y restaurada por Urbano VIII (1623-1644); las Salas Sobieski y la de la Inmaculada Concepción; las Estancias y la Logia de Rafael, que Julio II y Leo X ( 1513- 1521) hicieron decorar; la Capilla del Beato Angélico, pintada bajo el pontificado de Nicolás V (1447-1455): la Capilla Sixtina, que toma el nombre de su fundador Sixto IV (1471-1484); el Apartamento Borgia, ya habitación de Alejandro VI (1492-1503); la Pinacoteca Vaticana, que Pío XI (1922-1932) colocó en 1926 en un edificio destinado a este fin cerca de la nueva entrada de los Museos; el Museo Misionero-Etnológico, fundado por Pío XI en 1926, organizado en los pisos superiores del Palacio Lateranense y después, por disposición de Juan XXIII, fue transferido en Vaticano, donde fue abierto otra vez al publico en el mismo edificio que recoge las colecciones ex-Lateranense. En 1973 fue añadida la Colección de Arte Religioso Moderno y Contemporáneo, inaugurada por Pablo VI (1963-1978) en el Apartamento Borgia. El Museo Histórico, también fundado en 1973 y transferido en 1987 en el Apartamiento Papal del Palacio Lateranense, expone una serie iconográfica de los Papas así como recuerdos históricos de los Cuerpos armados pontificios y de la Capilla y Familia Pontificia, aunque los títulos honoríficos hoy ya suprimidos; en fin, una documentación del ceremonial ya no más en uso. En Vaticano hay todavía una sección de las carrozas y berlinas de los Papas. Desde el inicio del año 2000, los Museos Vaticanos reciben a los visitantes en una nueva y espaciosa entrada, donde se encuentran los servicios destinados al publico, decorados por diferentes obras de arte, de la cuales dos fueron expresamente realizadas para el lugar.

La nueva entrada para el Jubileo del año 2000